Literalmente, para el superviviente de un ictus sólo hay progreso si recuerda. Reconstrucción de mis hábitos físico-morales tras el coma, éste es el tema de la novela, Nobleza obliga (1.999).

Mi abandono de las formas verbales omniscentes, en provecho de una representación, absolutamente necesaria; de una ficción, la mía, la de muchísimas personas en semejante trance, que es REALIDAD –efectivamente> sucedió… sigue sucediendo cada día lo del accidente mortal…-, por una vez, insólita vez, adoptó la forma de novela. ¿Por qué preguntarse cuándo se está en lo real, cuándo en una ficción. dentro de una ficción tan convencional como una novela? Quizás porque la palabra, resurrección, tiene escasa verosimilitud científica. Y tras una artesanía neurológica fundamental, el aparecer simbólico que llamamos VIDA, sólo se puede contar -con certeza los resucitados lo sabemos-, como cuento+silencio. Desde el lado positivo del espejo, esta convicción me la confirmó José Luis Pardo. Me dedicó su artículo, Saber perder ( El signo del gorrión, nº8, primavera-verano 1.995), con las diáfanas palabras: Para Anna Poca, cuya acta de resurrección dice: Quien calla no otorga, quien calla no dice nada.

A ambos lados del espejo, se percibía el mismo RITMO: total renovación de automatismos. Así que la diferencia ficción/verdad es un consenso. Lo que equivale a decir en la pavorosa grieta: no existe.

Utilicé los distintos tonos discursivos para llevar a cabo en Nobleza obliga, dos cosas de suma importancia:

1) Abundar afirmativamente en la estupidez que es empeñarse en conservar la propiedad intelectual de dichos y ocurrencias… es mentira que sea menganito quien tiene razón, y por eso se lo atribuímos eternamente…
En Nobleza obliga, TODO SE RECOMPONE ANÓNIMAMENTE.
La letra cursiva, por ejemplo, sirve para simbolizar los discursos de la Babel ilustrada.

2) Reconstrucción filogenética. Lo de las ruinas de la inteligencia, no me pasó personalmente a mí. La especie humana es ruina, arqueológica, antropológica, química, biológicamente… considerada. No digamos ya metafísicamente

(Este libro no está disponible en pdf. Remito a Only air -2.006.)

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.