Octubre del 2.006

Only air significa en argot radiofónico en antena.
Es muy difícil hacer justicia a las palabras, tan traidoras ellas, tan huidizas todas. Only air es un proceso al lenguaje mismo; mi última disidencia hacia el monstruoso informe clínico que dividió en dos mi vida. Se compone de un par de textos breves sobre la afasia (la pérdida del habla debida a un transtorno cerebral). Son audiogramas, textos concebidos para ser emitidos en una grata y reparadora emisión radiofónica; y aunque lo procesado, el lenguaje, sea ese escurridizo y oscuro medio de (in)comunicación, quizás se digan algunas cosas insólitas sobre la famosa ecuación pensamiento-lenguaje, ya que si hubiera que adscribirlos a alguna tendencia psicolingüística, ambos textos lo harían en la línea de la construcción lingüística de la realidad.

Línea Vygotsky, por lo tanto, más sobre los muy torcidos reglones de la poesía.
1) Informe sobre la afasia a quien la –fasia duela
(Voz en off: José Mª Ripalda)

2) Liquen
(Voz en off: Olvido García Valdés)



Informe sobre la afasia a quien la –fasia duela
SÍNTESIS:

Para la última de mis ‘crónicas hospitalarias’, me visto de largo, aunque sean los húmedos harapos de la mítica y trasnochada princesa pirata. Su forma de decir la verdad es hablar en falso, ésa es la muy voraz ley del mar.

La travesía de la mudez es un viaje de duelo, toda vez que el arte de impostar la propia voz a partir de una respiración mínima y desordenada, confirma a la técnica como la verdadera creadora de formas: comprender es siempre adolecer.

En el magisterio de Novalis, la curación de una enfermedad no puede ser sino contrapunto musical. Y si afasia significa quedarse sin código, el aprendizaje afásico demuestra que la unidad de sentido es obra artística y las palabras, símbolos, puesto que hablamos para distraer la atención hacia, digamos, la fábula general. La compasión es el motor de la marcha, no la ‘transmisión de información’. Ésta es tan sólo la deriva que anuncia el comercio verbal: críptica inscripción encerrada en una botella esperanzadamente lanzada al mar

Tal vez hay que ser princesa pirata para afirmar que la vida es criminal aventura. Que se habla por compasión, para con-partir la pasión, ya que saber no es más que la composición de un escenario interior y por supuesto, teatral.

En definitiva, la voz es para el afásico la cicatriz de una herida orgánica. En modo alguno ‘su filosófica conciencia’. De manera poética se toma nuevamente partido por la agridulce elegancia de Homero.

* Se debe advertir que el libro de J.M. Ripalda, Los límites de la dialéctica, es un gran libro sobre el estado terminal de la dialéctica -hegeliana. Tan sólo es utilizado aquí como contrapunto al relato principal, habida cuenta la perentoriedad de expresar, de dejar testimonio de la experiencia afásica en clave literaria.


Liquen
SÍNTESIS:

Este extavagante texto, no es demasiado extravagante. Se subtitula “Cinematografía excéntrica para espíritus obstaculizados”, así que se puede resumir como el desarrollo de un guión cinematográfico excesivo. Así que se escribe un desarrollo, no un guión: esto no será filmado jamás, porque no son visuales las imágenes que prevalecen. Las que se quedan, velan y lloran las historias como suplicantes en celo. Las imágenes que devoran las historias después de amarlas, bien pueden ser llamadas religiosas.

La realidad es sueño, tal es el tópico en su perfecta expresión barroca. En paralelo, Liquen: la película sobre la afasia que nunca se ha hecho; la película de las gigantescas pérdidas sociales o mundanas de los afásicos. Es decir, la eterna película sobre la razón y sus prejuicios. No obstante, ¿acaso no parece que vivamos los afásicos una ficción mejor… en feroz alianza entre anonimato y memoria, la ganancia de la cual se llama silencio…? La muda vida vegetal es ejemplar: la comunicación sucede en majestuosa, silenciosa transparencia, y al margen del diabólico círculo vicioso de lo humano, que salva el mundo, hunde el mundo, salva el mundo… ¿cómo se llama la nueva ficción? Devenir es enfermar. Ésa es tanto la antigua y máxima sabiduría, como la humildad más básica: todo lo que vive está afectado de crónica morbidez.

La pasión de escribir permite ganarse a pulso una distancia irónica sobre nuestros congéneres. En palabras de Shakespeare: el más sabio entre vosotros no es más que un híbrido entre fantasma y planta.

Attachments:
Access this URL (/attachments/OnlyAir.pdf)Abrir PDF[ ]
Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.